jueves, marzo 03, 2011

El manto y la corona (1958). Rubén Bonifaz Nuño. (fragmento)

Porque soy un hombre aguanto sin quejarme


que la vida me pese;

porque soy hombre, puedo. He conseguido

que ni tú misma sepas

que estoy quebrado en dos, que disimulo;

que no soy yo quien habla con las gentes,

que mis dientes se ríen por su cuenta

mientras estoy, aquí detrás, llorando.

1 comentario:

Marco Antonio Quezada Quiroz dijo...

Qué palabras del maestro, ¡cómo se hacen sentir cuando se sienten!